trata

Más de 2,200 denuncias por trata se reportaron en los últimos 6 años

Un total de 2,241 denuncias por el delito de trata de personas fueron reportadas del 2009 al 2014 en todas las regiones del Perú, siendo Loreto el departamento donde se registraron más casos (243), luego de la ciudad de Lima (350), reveló hoy el Ministerio Público.

Jorge Chávez Cotrina, coordinador nacional de las Fiscalías Especializadas en Trata de Personas, detalló que la región que ostenta el tercer lugar en denuncias por este delito es Madre de Dios, con 227 casos, seguido de Cusco (172), Piura (103), Puno (95), San Martín (94), Junín (76), Arequipa (75), Amazonas (74) y Sullana (60).
Asimismo, Ica (46), Moquegua (45), Huánuco (44), Callao (44), Ayacucho (44), Tumbes (42), Ucayali (39), Tacna (34), La Libertad (33), Áncash (28), Lambayeque (27), Apurímac (22), Cajamarca (18) y Pasco (9).
De igual manera, reveló que de enero a abril del 2015 se han denunciado 236 casos de trata de personas, de los cuales 215 eran por trata de personas y 21 por trata de personas forma agravada.
Frente a esta realidad, Chávez Cotrina afirmó que existe una voluntad del Ministerio público de ejecutar una estrategia dirigida a reducir estos índices del delito de trata de personas en todo el Perú.
Sostuvo que una primera medida será la de crear e implementar ocho fiscalías especializadas en trata de personas.
El magistrado aseveró que existe personal especializado del Ministerio Público, integrado por psicólogos, asistentes sociales y abogados que se ocupan de la víctima de trata de personas para que se puedan recuperar del trauma que han vivido cuando estaban cautivos de organizaciones criminales.
“En cada operativo va el policía, el fiscal y este personal especializado porque el primer contacto que debe tener la víctima cuando es rescatada es con un psicólogo, quien le brinda el soporte emocional antes ser entrevistada por un policía o un fiscal”, subrayó.
Explicó que la trata de personas no solo involucra los casos de explotación sexual sino también de explotación laboral, sobre todo de menores de edad.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *