antena

Foro “Desarrollo de las telecomunicaciones, las antenas y la salud” por el MTC

Radiación que emiten las antenas de telefonía celular, no producen cáncer, se encontrarían en niveles sumamente inferiores a los límites máximos permitidos que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) según se informó Manuel Gonzales del Carpio, especialista en control y supervisión del MTC.

La presencia y funcionamiento de antenas de comunicación telefónica celular en el espacio urbano de cualquier ciudad, no se constituye en un factor de riesgo para la salud de las personas ni está asociado a la aparición de enfermedades neoplásicas.

Esa fue una de las principales conclusiones difundidas en el foro “Desarrollo de las telecomunicaciones, las antenas y la salud”, que organizó este viernes 01 de julio el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) en coordinación con la dirección regional del sector; actividad que contó con la presencia de líderes vecinales de la provincia de Tacna.

Manuel Gonzales del Carpio, especialista en control y supervisión del MTC señaló que la entidad rectora ha realizado en Tacna 236 mediciones de radiación de las antenas de telefonía durante 2015 y otras 146 en lo que va de 2016; concluyendo que los emisiones de radiación no ionizante se encuentran en niveles sumamente inferiores a los límites máximos permitidos que recomienda la  Organización Mundial de la Salud (OMS). “En algunos casos ni si quiera se alcanza el 1 por ciento del valor referencial de la OMS”, enunció.

Por su parte Yesenia Miranda Tunque, en representación del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), afirmó enfáticamente que la aparición de enfermedades cancerígenas se debe a factores de herencia genética o presencia de virus o a la exposición de radiaciones ionizantes que llegan a alterar la naturaleza de las células.

“Las antenas de celular emiten radiación no ionizante y no existe un estudio que haya determinado que provoque enfermedades. En cambio, las radiaciones ionizantes, como los rayos X, si pueden provocar la aparición de neoplasias”, indicó la especialista del INEN en su disertación.

En sus conclusiones finales, se informó que la presencia de mayor cantidad de antenas en la ciudad permitiría que éstas funcionen con menor cantidad de energía que a su vez produciría menores índices de radiación no ionizante.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *