dia-central-de-alasitas-y-la-fiesta-de-las-cruces-816827-jpg_604x0

Día central de Alasitas y la Fiesta de las Cruces

La feria donde los sueños se hacen realidad, tiene orígenes tan antiguos como la cultura aimara. Miles de pobladores visitarán la avenida Floral para comprar miniaturas esperando que sus deseos se cumplan

Alasitas, “la feria de los sueños que se hacen realidad”, hace referencia al significado de esta actividad que es practicada ancestralmente por los primeros aimaras.

Para entender la naturaleza de esta feria debemos saber que alasita es una palabra aimara que significa “cómprame”; sin embargo, algunos estudiosos de esta costumbre como Jürgen Golte y Doris León Gabriel, señalan que dicho término hace referencia a “algo que crece”.

Podemos ver los orígenes de la tradición de crear miniaturas como representación de un deseo que esperamos que se haga realidad en las costumbres de los pastores aimaras, quienes celebraran dos veces al año ritos en honor a la Pachamama para que los y ayude con la multiplicación del ganado.

Durante dichas ceremonias los integrantes de las familias salían a buscar arcilla roja para crear figuras que representaban a las llamas, alpacas, la chacra y el hogar a fin de que estos objetos se materializaran a través del tiempo en objetos reales en base al trabajo emprendían día a día.

Fue así que gracias a la migración y a la inclusión del altiplano en el mercado por la exportación de lana y mineral, se crearon las ferias, donde artesanos de las zona ofrecían objetos en miniatura. Desde entonces hasta la fecha la feria de alasitas no ha cambiado en su esencia, solo en la magnitud de tamaño y la variedad de productos que se ofrecen.

La Feria de Alasitas en la ciudad de Puno ofrece a sus visitantes variedad de productos como artículos de primera necesidad en miniatura, carros, casas, títulos, entre otros. Aún que ahora las adquisición de estos productos de hace a través del dinero, no siempre fue así, la historia de esta feria refiere que en los primeros años se usaban piedrecitas planas y redondas, también botones y se recurría al trueque.

El día central de esta actividad es el 3 de mayo, fecha a en la que se revienta bombardas y camaretazos en el cerro Machallata parte alta del Barrio Bellavista y en el cerro Calvario Azoguine mientras en el Santuario de la Virgen de la Candelaria se celebra la misa de fiesta, luego la población asistente, se traslada en procesión a la Capilla de la Cruz de Bellavista. Después de la misa, los artesanos y comerciantes inician la venta de artículos en miniatura de todo tipo y clase, lo que con fe y devoción la gente compra, con el propósito de que su deseo material se haga realidad para el próximo año. Se dice que es mejor y se harán realidad los deseos si la compra se hace al mediodía, se “challa” y se recibe la bendición en la Capilla de la Cruz del Barrio Bellavista.

La organización está a cargo de la Municipalidad Provincial de Puno en coordinación con las Asociaciones de Artesanos, los que han llegado a la cantidad de mil 800 divididos en 27 asociaciones que provienen de la región Puno, Arequipa y del hermano país de Bolivia. Además de los artesanos también hallamos puestos de venta de comida que se ubican paralelo a la feria de las Alasitas.

Otra elemento que no puede faltar en la feria son los pacos más conocidos como curanderos, ellos se dedican a leer la coca, las cartas, los naipes y todo tipo de cosas para predecir el futuro. Otra actividad que realizan es la ch’alla de objetos en miniatura. (correo)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *